Ximo & David_Always and Forever (Pat Metheny)

8 de marzo de 2017 § Deja un comentario

D.E.P AL JARREAU… siempre cantarás para nosotros

12 de febrero de 2017 § Deja un comentario

Seré muy breve… jamás he vivido un sentimiento de espiritualidad mayor escuchando cantar a un ser humano. Gracias Al

Paquito “BURN”

11 de febrero de 2017 § Deja un comentario

… vaya pedazo de grabación. Para “gosar” de su tremendo valor compositivo y musical. Gigantesco “a lo Tristano”, con George Coleman, John Hicks, Rufus Reid e Ignacio Berroa. COLUMBIA 1987. Sant Esperit Chapelle (Sierra Calderona)

16681745_10155071391868793_8408221398997075437_n

FOTO JAZZ

4 de febrero de 2017 § Deja un comentario

El fenómeno del jazz nace en Nueva Orleans y en un principio era interpretado por músicos sin educación musical que tocaban en bandas de marchas. La música era una parte muy importante dentro de la ciudad de Nueva Orleans por lo menos desde 1890.
Una fecha simbólica del nacimiento del jazz podría ser la de 1895, año en el que el cornetista Buddy Bolden formó su banda. El jazz iría avanzando poco a poco, evolucionando y transformándose pero el proceso fue muy lento.

En 1920 se haría la primera grabación de un blues por Mamie Smith y en ese momento el blues se convertiría en el nuevo concepto del jazz. Con el paso de los años irían apareciendo grupos importantes formados por los músicos más representativos del jazz. En 1923 se formaría la banda King Oliver’s Creole Band, que incluía al mítico Louis Armstrong a la corneta. La banda se convirtió en la más conocida de Nueva Orleans, pero sería Louis Armstrong quien tendría más influencia y sería el encargado de cambiar el concepto del jazz hasta entonces conocido ayudando a crear, con el paso de los años, el swing.

La movilización de la raza negra perteneciente al sur de los Estados Unidos en busca de mejores condiciones económicas y una mejora de su forma de vida, ayudó a que los músicos de Nueva Orleans se trasladaran a otras ciudades y Chicago se convirtió en la nueva ciudad del jazz a principios de los años 20.

Pero la alegría y la explosión de los años 20 acabarían con la llegada de la Gran Depresión. Este periodo de tiempo afectó también a la cultura y por tanto, también al jazz. La improvisación colectiva característica del estilo Dixieland quedaría atrás y quedaría en el olvido durante casi diez años. En esta época el público quería olvidar la alegría de los años 20 y preferían las baladas y la música de calle. Sin embargo con la llegada de las Big Bands, se cambió el panorama y el jazz empezó a formar parte de la música popular y dejaría de ser solo una influencia.

A principio de los años 40 el saxofonista Charlie Parker, los trompetistas Miles Davis y Dizzy Gillespie y el pianista Thelonius Monk son los nombres que destacan dentro de un nuevo estilo llamado bepob o bop. Por esta época el jazz se elevaría a música de arte por lo que abandonaría la música popular y su público disminuiría drásticamente. Al bepob se unirían el cool jazz, representado sobre todo por Chet Baker, y el hard pop durante la década de los 50 y más tarde surgiría el free jazz, una nueva tendencia que llegó para quedarse donde destaca el saxofonista John Coltrane.

Ya durante los años 70 destaca un Miles Davis innovador dentro del bop, cool jazz, hard bop y free jazz mientras que en los 80 se rindió tributo al pasado, destacando Winston Marsalis quien rindió homenaje a Davis inspirándose en su manera de tocar.

La evolución del jazz desde 1920 hasta la actualidad ha sido intensa, surgían nuevos estilos que caducaban a los 5 o 10 años. El jazz es un tipo de música con carácter internacional y aunque su evolución en los últimos años está siendo lenta, no sabemos a dónde se dirigirá en un futuro.

A lo largo de toda la historia del jazz, numerosos fotógrafos inmortalizaron con sus cámaras los rostros de algunos de los que fueron tendencia dentro del mundo del jazz. Nosotros, por su trayectoria y la calidad de sus imágenes, nos quedamos con tres:

HERMAN LEONARD

Herman Leonard inmortalizó con su cámara a estrellas del jazz, mundo en el que entra de lleno a partir del año 1948. El objetivo de su cámara retrató a celebridades del jazz como Miles Davis, Dizzy Gillespie, Ella Fitzgerald o Billie Holiday.

Este fotógrafo trabajaba en gran formato con una cámara Speed Graphic 4×5” y sus fotografías te transportan a los clubs donde se realizó la toma ya que Leonard transmite a la perfección el ambiente, el humo y la emoción del directo.

En 1985 publicó su primer libro “The Eye of Jazz” y en el 88, realizó su primera exposición de fotografías de jazz en la Special Photographers Company en Londres. En 1989 expuso por primera vez en EE.UU y después realizó una gira a nivel nacional.

Las fotografías de jazz de Herman Leonard son iconos de los años 1940, 1950 y 1960 y se han convertido en objeto de colección. El Smithsonian tiene 155 copias fotográficas en su exposición permanente y su obra forma parte de numerosas colecciones públicas como Jazz at Lincoln Center, Nueva York, el Museo Ogden de Arte Sureño, LA, y la George Eastman House entre otras muchas.

JIM MARSHALL

Jim Marshall es un fotógrafo con 50 años de carrera a sus espaldas. Este fotógrafo estadounidense es conocido por retratar a estrellas de la música, sobre todo del rock aunque también realizó instantáneas a personajes míticos del jazz como John Coltrane, Miles Davis o Thelonius Monk.

Se le conoce por ser el fotógrafo más famoso y prolífico de todo el siglo XX y por su amplia trayectoria dentro del mundo de la fotografía musical.

Jim Marshall es el único fotógrafo galardonado con el premio “Trustee Award” tras su muerte, un premio Grammy honorífico otorgado por la Academia de Grabación a las personas que durante sus carreras musicales han hecho contribuciones significativas, aparte de las performance, a la industria.

WILLIAM CLAXTON

William Claxton siempre fue un amante del jazz. Con apenas 12 años se escapaba de casa para poder acudir al Orpheum Theatre y asistir así a conciertos de las estrellas del jazz del momento.

“Para mí, la cámara es como el saxo para un saxofonista; es una herramienta que querrías poder ignorar, pero a través de ella has de canalizar tus pensamientos y todo aquello que quieras expresar”

Charlie Parker, Dizzy Gillespie o Thelonius Monk fueron inmortalizados gracias a la cámara de Claxton pero son los retratos que realizó al trompetista Chet Baker los que catapultaron a ambos a la fama. Entre los dos surgió una estrecha relación y sus fotografías consolidaron al trompetista como la estrella del momento.

Falleció en el año 2008 pero sus fotografías llenas de magia, música y belleza le mantendrán siempre vivo en nuestro recuerdo.

Escrito por IRENE TIERNO (estudiante de periodismo)… muy buen trabajo amiga!

http://culturafotografica.es/fotografos-representativos-jazz/

 

Smokey Mary (COLUMBIA 2013)

3 de febrero de 2017 § Deja un comentario

We are in Love de Harry Connick, Jr. en formato MiniDisc MAGIA digital… Todo tiene su explicación! Mi equipo musical SONY del histórico PATHFINDER v6 japonés de mi propiedad lee este estupendísimo soporte. Brutal!

Y ahora hablemos de Harry, actor, pianista y auténtico heredero de “La Voz” con un rico y prolífico número de grabaciones. Entró de lleno en el ámbito de la popularidad con su banda sonora de la película de 1989 When Harry Met Sally.  Ese mismo año, grabó dos discos simultáneamente orientados a públicos distintos: We Are in Love, un disco de estándares orientado al ámbito pop; el otro, Lofty’s Roach Souffle, completamente instrumental, orientado al mundo jazzístico. Continuó con su carrera de actor, con un papel protagonista en Copycat (1995) y se casó con la actriz Jill Goodacre.

Destacaré City Beneath The Sea de su disco “Smokey Mary”. LISTEN!

With very few exceptions, the career of Harry Connick, Jr., can be divided in half — his first two albums encompassed straight-ahead New Orleans jazz and stride piano while his later career (which paralleled his rising celebrity status) alternated between more contemporary New Orleans music and pop vocals with a debt to Frank Sinatra. Born in New Orleans on September 11, 1967, Connick grew up the son of two lawyers who owned a record store. After beginning on keyboards at the age of three, he first performed publicly at six and recorded with a local jazz band at ten. Connick attended the New Orleans Center for the Creative Arts and studied with Ellis Marsalis and James Booker. A move to New York to study at Hunter College and the Manhattan School of Music gave him the opportunity to look up a Columbia Records executive who had asked to see him, and Connick’s self-titled album debut — a set of mostly unaccompanied standards — appeared in 1987. Jazz critics praised Connick’s maturity and engaging style as well as his extended stays at New York hot spots during the year. His second album, named for his age in 1988, was the first to feature him on vocals.

Already well known within jazz circles, Connick entered the American consciousness with the soundtrack to 1989’s popular film When Harry Met Sally. Director Rob Reiner had asked Connick to compose a soundtrack, and he recorded several warm standards (“It Had to Be You,” “Let’s Call the Whole Thing Off,” “Don’t Get Around Much Anymore”) with a big-band backing. A world tour followed, and When Harry Met Sally eventually reached double-platinum status. With Connick a major celebrity, he diverged into an acting career, playing a tail gunner in 1990’s Memphis Belle. That same year, he released two albums simultaneously: one, We Are in Love, was another vocal outing with similar standards as had appeared on When Harry Met Sally, while Lofty’s Roach Souffle was all-instrumental. (Of course, the vocal album performed much better in the pop charts, hitting double platinum, while the instrumentals worked better with jazz audiences.) Connick toured again, this time with a big band, and recorded the group on 1991’s Blue Light, Red Light. Though his celebrity decreased slightly during the mid-’90s, Connick’s albums continued to reach platinum status, including 1992’s 25, a 1993 Christmas album, and 1994’s She. Connick continued his acting work with a starring role in 1995’s Copycat (where he played a serial killer), and he married actress Jill Goodacre. In 1996, he had a brief role in the year’s biggest blockbuster, Independence Day, but his album Star Turtle failed to connect with pop audiences. Come by Me, a return to big-band sounds, followed in 1999. In the new millennium, Connick cycled between albums exploring his jazz roots and those with songbook standards.

Interestingly, post-2001 Connick moved between two labels with albums getting released on both Columbia Records and saxophonist Branford Marsalis’ Marsalis Music label. Among these were the big-band album Only You, featuring popular music from the ’50s and ’60s, and the more intimate releases Other Hours: Connick on Piano, Vol. 1 (2003) and Occasion: Connick on Piano, Vol. 2 (2005), which focused on Connick’s instrumental abilities. As well as releasing albums, Connick continued to act, appearing regularly on the television sitcom Will & Grace before it ended in 2006. Ever devoted to his hometown, Connick was also heavily involved in the support and rebuilding of New Orleans post-Hurricane Katrina. In early September 2005, he organized the benefit telethon A Concert for Hurricane Relief on NBC to raise money for and draw attention to the beleaguered residents of New Orleans. Afterward, he worked closely with Habitat for Humanity in helping victims of Katrina. In 2007, Connick once again expressed his deep love for his hometown with the release of his New Orleans tribute album, Oh, My Nola, on Columbia Records. The similarly New Orleans-themed Chanson du Vieux Carré also appeared in 2007. A year later, Connick returned with his third holiday album, What a Night! A Christmas Album. He once again revisited a set of American popular song classics and contemporary pop standards with 2009’s Your Songs. In 2011, as part of WNET’s Great Performances series on PBS, Connick released the live album and DVD In Concert on Broadway. The concert featured Connick backed by his big band and orchestra performing at the Neil Simon Theater in New York City. In 2013, Connick returned with the funk-oriented album Smokey Mary. The album coincided with the 20th anniversary of the Krewe of Orpheus, the Mardi Gras super krewe that Connick co-founded in 1993. Included on the album was the song “Smokey Mary Boogie Woogie Choo Choo Train,” which Connick penned in homage to the krewe’s signature float. Also in 2013, Connick released the eclectic album of all-original songs, Every Man Should Know.

In 2014, Connick signed onto be a judge on the 13th season of American Idol. He stayed with the show through its final season — the one that ran from 2015-2016 — but he made plans to stay on television via a daytime variety show scheduled to appear in the autumn of 2016. While all these plans were being laid, Connick released the poppy album That Would Be Me in the fall of 2015.

allmusic.com

Felicidad y Prosperidad 2017

22 de diciembre de 2016 § Deja un comentario

Lista Spotify 22D16.jpg

LISTEN! Felicidad y Prosperidad 2017

 

Jaco Pastorius… esencia del bajo eléctrico

3 de diciembre de 2016 § Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: